Archivo por meses: julio 2014

@aletaediciones Reseña: Sex, de Joe Casey y Piotr Kowalski

Un nuevo cómic publicado por Image Cómics al otro lado del charco y rescatado por Aleta Ediciones para su edición en español. Sex, de Joe Casey y Piotr Kowalski, una vieja historia de nuevas indumentarias y fiebre psicológica. Después de un exilio autoimpuesto, el playboy multimillonario y superhéroe secreto Simon Cooke regresa a su ciudad natal de Saturn City. Todos, desde los empleados de la compañía de su familia a los capos del hampa que compiten por el poder, han sentido su ausencia. Ahora se debate entre una ciudad al borde de la hecatombe y una promesa de poner sus últimos días de héroe al servicio de todos. Cooke debe decidir si regresar a ese viejo manto o enterrarlo para siempre.

Si este relato suena familiar, lo es. Sex usa la mecánica de éxitos que tuvo en su día El Regreso del Caballero Oscuro. No obstante, hay bastantes puntos que los separan y como tal, Casey aplica una ruta diferente: la imaginería erótica en una época medio cyberpunk que hace gane bastante la historia.

La estética coincide con un mundo de neón en una ciudad llamada Saturn City que más bien recuerda a una posible Sodoma y Gomorra del futuro. Hecho con el que disfruté bastante es con el estilo realista de Piotr Kowalski que bien representa todos los aspectos de dicha ciudad. Altos edificios, barrios sucios, un paisaje de ladrillo muerto bien trazado, en ocasiones, impresionante.

@aletaediciones Depredador: Ruega a los cielos

Hoy día, en una república africana cualquiera dentro de todas esas en las que la corrupción y los golpes de estado están a la orden del día… Comenzamos con un francotirador al servicio de GDS, una empresa de “servicios de seguridad” al más puro estilo de “Blackwater”, que tiene en su visor al general Olango, sátrapa de esa pequeña república africana mencionada antes.

Pero, cuando está a punto de apretar el gatillo de su rifle de francotirador (parecido al MI4), observa cómo a su vez está siendo acechado por algo, algo que liquida a su objetivo y que a reglón seguido lo toma como presa, aunque venda cara su piel… Un depredador, con un equipo de combate que nos hace pensar en el Yautja que da nombre a la película de 1987 protagonizada por Arnold Schwarzenegger, un cazador selvático. Ahora bien, cuando va a liquidar a su presa… Alguien se la arrebata: un equipo de depredadores de un clan rival con armaduras mucho más elaboradas y que muestran una curiosa uniformidad.

¿Cómo puede ser que un clan depredador agreda a otro? Bueno, hay dos ejemplos claros que vamos a analizar someramente: el primer caso supondría un choque entre el clan de los cazadores selváticos y el de los super depredadores, que están en guerra entre ellos debido a las tácticas heterodoxas y poco tradicionales de estos últimos, conocidos por abducir formas de vida alienígenas para trasladarlas a otro planeta distinto del que son naturales para ser cazadas allí.

@aletaediciones ‘Godzilla. Despertar’, de Max y Greg Borenstein

Una muestra más de que el cine y el cómic son medios cada vez más unidos, y no sólo por el salto de los personajes de las viñetas a la gran pantalla, Godzilla. Despertar es una entretenida aunque no imprescindible precuela de la película dirigida por Gareth Edwards.

La fidelidad al tono y la historia que cuenta el filme es absoluta gracias a que uno de los guionistas del filme, Max Borenstein, es coautor de esta novela gráfica junto a su hermano Greg. De hecho, el nexo es aún mayor ya que se puede considerar Despertar no sólo ya como una precuela sino como una recreación cronológicamente anterior de la estructura que desarrolla en la gran pantalla, modificando algunos elementos y por supuesto trasladando la acción a unos años antes de lo visto en imagen real para no interferir en su desarrollo. Sin demasiadas sorpresas en lo argumental, aspecto que se limita a añadir algún elemento que complete la narración cinematográfica sin enredar demasiado, el plato fuerte del tebeo está en su apartado gráfico, donde tres ilustradores diferentes ponen su grano de arena para que las apariciones del monstruo sean aquí más espectaculares que en la película, donde se echaba mucho en falta su presencia hasta el clímax final.